Casi 600 personas en la Región están a la espera de ser atendidas por un fisioterapeuta

18 julio 2022
Fisioterapeuta orienta a un paciente mayor en su tratamiento

La media de demora en la Comunidad de Murcia para recibir la atención de estos especialistas es de 90 días, según un estudio de SATSE

Un total de 543 personas en la Región de Murcia se encuentran a la espera de ser atendidos por un fisioterapeuta en los hospitales de la sanidad pública regional, aunque la demora media para ser asistido es de 90 días, 62 menos que la media nacional.

Así lo refleja un estudio realizado por SATSE, recopilando información de hospitales de las diferentes comunidades autónomas donde hay significativas listas de espera para ser atendido por estos profesionales sanitarios, que constata la falta de plantillas suficientes para poder atender de forma rápida y ágil al conjunto de la ciudadanía.

Otros datos del estudio es el tiempo máximo de espera para ser atendido por un profesional de Fisioterapia en la sanidad pública, resultando que las autonomías donde la situación es peor son Canarias, con más de 15 meses de espera (469 días); Cantabria, con más de 8 meses (261 días); Galicia, con más de siete meses (227 días), y Andalucía, con más de seis meses (197 días). La media del conjunto de comunidades autónomas analizadas es de cerca de cinco meses (152 días), mientras que en la Región de Murcia, la media es 90 días.

Tras estos datos, SATSE ha reiterado la urgente necesidad de que el conjunto de los servicios autonómicos de salud aumente sus plantillas de fisioterapeutas, convocando un mayor número de plazas para estos profesionales sanitarios en sus respectivas ofertas públicas de empleo. Y es que, afirma, "las diferentes administraciones sanitarias siguen sin apostar por unos profesionales sanitarios muy necesarios en la actualidad, y que lo serán aún más en el futuro".

Muchos profesionales acaban en la privada

El Sindicato de Enfermería recuerda también que, ante la falta de oportunidades laborales en la sanidad pública, la gran mayoría de fisioterapeutas españoles tienen que prestar su atención en el sector privado donde sus condiciones son aún peores, al sufrir jornadas de trabajo extenuantes con una elevada sobrecarga de pacientes y un reconocimiento retributivo muy deficiente. En este sentido, critica que se deriven pacientes mediante conciertos a las clínicas privadas en vez de aumentar las plantillas en la sanidad pública.